Controla tus emociones

Controla tus emociones

Controla tus emociones

Es muy común, especialmente en los lugares de trabajo, encontrar un colega que sale del despacho del jefe dando portazos y con mala cara o que grita a sus compañeros de trabajo y profiere palabras que hieren los sentimientos y los sentimientos de los demás. Estas son las manifestaciones externas de los sentimientos y las emociones reprimidas que uno tiene en su mente, que  llegado a un nivel extremo tuvo que dejar salir. A menudo nos encontramos con situaciones en nuestras vidas cuando perdemos el control de nosotros mismos. Si bien se dice que los estallidos ocasionales son buenos en vez de cuando para no apilar nuestras emociones durante mucho tiempo, también tiene sus efectos adversos, sobre todo, en las oficinas y en los lugares de trabajo.


Hay ciertas circunstancias en el lugar de trabajo que te pueden hacer perder la calma:

  • Las críticas injustificadas por el rendimiento o estilo de trabajo.
  • El estrés y la presión del trabajo.
  • Frustraciones personales.
  • La inseguridad laboral.
  • La falta de apoyo en el trabajo.
  • Falta de oportunidades de promoción.
  • La actitud de los compañeros de trabajo.

Todas estas situaciones, a veces, pueden dan lugar a una reacción grosera o un arranque de ira.

¿Cómo manejar emociones en la oficina? Controla tus emociones en un entorno complejo

La prevención de las reacciones negativas está en tus propias manos. No dejes que tus emociones te controlen. Algunos consejos eficaces para la refrigeración rápida abajo son las siguientes:

  1. Aléjate de la situación. No reacciones con ira. Aléjate de esa zona con el pretexto de tener que atender una llamada de teléfono o cualquier otra razón y date un paseo al aire libre. Tómate un tiempo para calmarte y controlar la emoción.
  2. Aclarar antes de reaccionar. A veces reaccionas de forma innecesaria, sólo porque habías escuchado a alguien decir algo contra ti. Así que es muy importante aclarar y conocer la situación real antes de reaccionar o ponerse a la defensiva.
  3. Cuenta lentamente hasta 10. Esta es una de las mejores maneras de controlar el temperamento. En el momento en que te sientas que vas a estallar, cuenta hasta 10 lentamente.
  4. Respira profundamente. También está comprobado que respirar profundamente ayuda a calmarse.

Controla tus emociones. Medidas preventivas para los estallidos emocionales en el trabajo.

  • Lo primero y fundamental, encontrar la causa o causas que te llevaron a estallar. Poner especial cuidado con las situaciones en las que por lo general pierdes los estribos.
  • Dedícate un tiempo para relajarte y hacer una introspección. Hacer un uso pleno de los fines de semana y entrar en el hábito del  yoga y la meditación.
  • Mejora tus habilidades para construir una buena relación con la gente que te rodea y que se sienta cómoda en la oficina.
  • Si tienes problemas con tu jefe, comunicate con él.
  • Piensa antes de hablar. Pon mucho cuidado en las palabras que usas.
  • No trabajar largas horas improductivas. La gestión y el aprovechamiento del tiempo es esencial.

Controla tus emociones. Mantener un control sobre tus emociones en el trabajo juega un papel importante en el logro de relaciones saludables con tus compañeros y en el crecimiento profesional.



Advertisements