La Estrategia del Clip

La Estrategia del Clip

La Estrategia del Clip: Cómo seguir buenos hábitos cada día

En 1993, un banco de Abbotsford (Canadá) contrató a un corredor de bolsa de 23 años de edad llamado Trent Dyrsmid.

Dyrsmid era un recién llegado, por lo que nadie en la empresa esperaba demasiado de su actuación. Por otra parte, Abbotsford era todavía un suburbio relativamente pequeño en aquel entonces, a la sombra de la cercana Vancouver, donde se estaban haciendo la mayor parte de los grandes negocios. Los primeros servicios de correo electrónico más populares, como AOL y Hotmail no llegarían hasta dos o tres años más tarde. La geografía todavía desempeñaba un papel importante en el éxito del negocio y Abbotsford no era exactamente un centro neurálgico de negocios de inversión.

Con todo, a pesar de su desventaja, Dyrsmid progresó de inmediato como corredor de bolsa gracias a un hábito simple e implacable que usaba cada día.

Sobre su mesa, colocaba dos frascos. Uno contenía 120 clips. El otro estaba vacío. La Estrategia del Clip  comenzó así:

Cada mañana seguía la rutina de empezar con 120 clips en un frasco y de continuar marcando teléfonos hasta que había pasado todos los clips al segundo tarro. Trent Dyrsmid

Y eso fue todo: 120 llamadas por día; un clip cada la vez.

En 18 meses, el registro de negocio de Dyrsmid creció hasta $ 5 millones en activos. Antes de cumplir los 24 años, había ganando $ 75.000. En pocos años , las empresas externas comenzaron a querer reclutarlo por su éxito y consiguió un trabajo $ 200.000 con otra empresa.

Hábitos que se mantienen vs hábitos que se abandonan

Para Dyrsmid la Estrategia del Clip es muy sencilla y seguir su hábito aún más, según dice “Empezaba a llamar a las 8 de la mañana todos los días. Nunca miraba cotizaciones de acciones o investigaciones de analistas. Tampoco leía el periódico durante todo el tiempo. Si una noticia fuera realmente importante, me encontraría de otras maneras”

La historia de Trent Dyrsmid evidencia una verdad simple: el éxito es a menudo el resultado de comprometerse con el meollo del asunto una y otra vez.

Comparemos los resultados de Trent con donde tú y yo encontramos a menudo. Queremos ser coherentes con nuestro entrenamiento, pero luchamos para hacerlo en el gimnasio. Sabemos que debemos escribir más notas de agradecimiento o comer comidas más saludables o leer más libros , pero parece que no podemos encontrar la motivación para hacerlo . Nos gustaría alcanzar nuestras metas, pero las seguimos aplazando.

¿Qué marca la diferencia? ¿Por qué se mantienen algunos hábitos, mientras que otros salen mal? ¿Por qué funciona tan bien el hábito de seguir la Estrategia del Clip de Trent y qué podemos aprender de esto?

El poder de una señal visual

Creo que la Estrategia del Clip funciona especialmente bien, ya que crea un disparador visual que puede motivarte a cumplir un hábito con más constancia.

Aquí están algunas de las razones por las que las señales visuales funcionan bien en la construcción de nuevos hábitos…

  • Las señales visuales te recuerdan que inicies un comportamiento. A menudo nos mentimos a nosotros mismos acerca de nuestra capacidad de recordar el realizar un nuevo hábito. (“Voy a empezar a comer más sano. Esta vez de verdad.”) Unos días después, sin embargo, la motivación se desvanece y el ajetreo de la vida comienza a atacar de nuevo. Esperar que simplemente vayas a recordar emprender un nuevo hábito suele ser un fracaso. Es por esto por lo que un estímulo visual, como un tarro lleno de clips, puede ser tan útil. Es mucho más fácil mantener los buenos hábitos cuando tu entorno te da un empujoncito en la dirección correcta.
  • Las señales visuales te muestran tu progreso en un comportamiento. Todo el mundo sabe que la constancia es un componente esencial del éxito, pero pocas personas realmente miden cuan constantes son en la vida real. La Estrategia del clip evita este escollo, ya que es un sistema integrado de medición: una mirada a tus clips de papel e inmediatamente tienes una medida de tu progreso.
  • Las señales visuales pueden tener un efecto adictivo sobre la motivación. A medida que la evidencia visual de tu progreso crece, es natural estar más motivado para continuar con el hábito. Cuantos más clips coloques en el bote, más motivado estarás para terminar la tarea. Hay una gran variedad de estudios de economía conductual que se refieren a esto como el Progreso de la Aversión a la Desposesión, que en esencia dice que otorgamos más valor a las cosas una vez que las tenemos. En otras palabras, cuantos más clips muevas al frasco “a completar” , más valioso te va resultando completar el hábito.

Crea la Estrategia del Clip para tí

Hay todo tipo de formas de utilizar la estrategia del clip para tus propios objetivos .

  • ¿Tienes la esperanza de hacer 100 flexiones al día? Comienza con 10 clips de papel y mueve uno cada vez que te dejas caer y haz un conjunto de 10 durante todo el día.
  • ¿Necesitas enviar mensajes 25 e-mails de ventas todos los días? Comienza con 25 clips de papel y tira uno a otro lado cada vez que pulses Enviar.
  • ¿Quieres beber 8 vasos de agua al día? Empieza con 8 clips de papel y desliza uno cada vez que termines un vaso.
  • ¿No estás seguro de estar tomando tus medicinas tres veces al día? Pon 3 clips de papel y pon uno en el frasco cada vez que tragas tus píldoras.

Trent Dyrsmid decidió que el éxito en su campo se redujo a una tarea fundamental: hacer más llamadas de ventas. Él descubrió que el dominio del quid del asunto es lo que marca la diferencia.

Lo mismo es cierto para tus objetivos. No hay ninguna salsa secreta. No hay una varita mágica. Los buenos hábitos son la solución mágica.



Advertisements