Meditación

Meditación: 7 prácticas para una vida atareada

Meditación: 7 prácticas para una vida atareada

¿Cómo podemos encontrar tiempo para meditar o practicar la concienciación plena en nuestras vidas ocupadas? Entre todo el caos es difícil seguir el ritmo de la vida y mucho menos encontrar tiempo para meditar y practicar “estar en el ahora”.

Bueno, hemos encontrado 7 maneras de practicar meditación en tu vida diaria sin cambiar tus horarios.

1 En la ducha

Cada vez que te bañas o te duchas utiliza este tiempo para limpiar tu energía. Haz algunas respiraciones profundas y visualiza el agua quitando todo el estrés y la energía negativa. Esto puede ser una poderosa técnica para equilibrar tus chakras y sentirte bien. Practica ralentizar tu respiración y sentir la increíble fuerza del agua.

2 Té y bebidas

Si bebes cualquier clase de infusión o bebida natural intenta aminorar la velocidad. Tómate el tiempo para disfrutar de los muchos olores y sabores de la bebida. Tómate tiempo para respirar lentamente, reflexionar, meditar y ser realmente consciente de ese momento en tu vida. Visualiza la curación que viene cuando llenas tu cuerpo con líquidos saludables.

3 Discerniendo lo que estás comiendo

Cada sabor, color y olor es una nueva aventura. Sosiégate y mira si puedes identificar todos los ingredientes. Detecta el impulso de comer alimentos específicos y el impulso de comer rápido. Aplaca tu mente y pregúntate por qué sientes esas cosas.

Imagínate los efectos curativos que la comida tendrá en tu cuerpo. ¿Estás dando a tu cuerpo lo que necesita para sentirse mantenerse saludable y prosperar? Percibe la toma de energía. Esta comida es primordial para alimentar tu cuerpo, mente y alma.

4 Haciendo cola

Estar esperando en cualquier lugar puede ser un gran momento para comenzar a meditar. Ralentice todo en su mente. Dese cuenta de las personas u objetos que le rodean. Disfrute de la belleza y examine sus sentimientos. Es una buena práctica de meditación.

Si estás en un lugar seguro, entorna los ojos respira profundamente. Ve dentro de ti mismo mentalmente y concéntrate en tu respiración. Prestar atención al increíble intercambio químico pasando dentro de tus pulmones con cada respiración: el oxígeno por dióxido de carbono una y otra vez.

5 Mientras paseas

A caminar puede corresponder una meditación similar a la de esperar en una cola. También puede ser una buena herramienta para las personas que tienen dificultad para permanecer sentadas. Cuando tu cuerpo se distrae con el movimiento de caminar, logra que tu respiración vaya con el ritmo de tus pies y despeja tu mente.

Valora todo lo encuentras a tu paso. Sonríe, envía energía amorosa a los demás e incluso entabla conversación con alguien.

6 Haciendo estiramientos o haciendo ejercicio

Si practicas yoga, gimnasia o cualquier otro ejercicio todos los días éste es el momento perfecto para tu meditación. Deja que tu cuerpo haga su trabajo mientras practicas la respiración profunda, apaciguando tu mente y observando el mundo que te rodea.

Si no practicas ejercicio habitualmente al menos haz estiramientos cada día. Puedes hacerlo mientras esperas que tu café de la mañana esté listo, que venga el autobús o el metro para ir al trabajo o mientras ves una película en casa. Hay muchas oportunidades para estirarnos y mantener nuestro cuerpo laxo y receptivo mientras practicamos la meditación.

7 Antes de Dormir 

Cada noche antes de acostarse, tómate unos minutos para hacer algunas respiraciones profundas y despejar tu mente. Este es un buen momento para una meditación rápida acerca de cómo te ha ido el día y de tus planes de vida. Mira todos los patrones de su día y pregúntese lo que significan a gran escala en su vida. Si no estás listo para ir a dormir mantén los ojos entornados para que no te quedes dormido.

Cuando estés listo para dormir también puedes utilizar las técnicas de relajación de la meditación para ayudarte a descansar mejor.



Advertisements